» admin

Nuestras madres, expertas en cocina española

Sin desmerecer ni mucho menos a nadie ni la reconocida profesión de restauradores, cocineros y chefs, si hay alguna particularidad en la gastronomía española es que es de origen popular y, por ende, no hay nadie más experto en ella que sus propias creadoras; y estas son nuestras madres, especialistas en usar los ingredientes más básicos y simples y convertirlos en verdaderas obras de arte. Las amas de casa españolas que siguen los consejos gastronómicos de sus antecesoras no sólo están dando de comer a su familia exquisiteces, sino que además lo hacen de una forma sana y, si me apuras, incluso económica, si lo comparamos con otras gastronomías mundiales o la nueva cocina de autor.

Esto tiene un punto negativo, y es que estas mujeres cuidadoras de su hogar llegan a mayores y están tan centradas en alimentar bien a su gente, que se olvidan bastante de ellas mismas. El crear una dieta para mujeres maduras es una de las prioridades de los nutricionistas españoles, advertidos de esta situación, porque debe adaptarse a sus particularidades físicas y propias de su sexo, que no siempre son las mismas que las de sus maridos o parejas. Por eso, es importante que estas señoras adviertan sus nuevas necesidades una vez que cumplan años, y se cuiden un poco pensando en ellas mismas también, aunque signifique sacrificar un poco el bienestar de las otras personas de la familia.

Aunque, en realidad, no tiene por qué ser así tampoco. La nutrición consiste en comer una dieta sana y equilibrada para que su cuerpo obtenga los nutrientes que necesita, las sustancias presentes en los alimentos que nuestros cuerpos necesitan para que puedan funcionar y crecer, que incluyen carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Una buena nutrición es importante, sin importar la edad: proporciona energía y puede ayudar a controlar el peso; también puede ayudar a prevenir algunas enfermedades, como la osteoporosis, la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. Pero a medida que se envejece, el cuerpo y el estilo de vida cambian, y también lo que se necesita para mantenerse saludable: por ejemplo, es posible que necesites menos calorías, pero aún necesitas obtener suficientes nutrientes. Algunos adultos mayores necesitan más proteínas.

En general, las personas mayores deben tener en cuenta estas nociones:

  • Comer alimentos que les brinden muchos nutrientes, sin muchas calorías adicionales.
  • Evitar las calorías vacías.
  • Elegir alimentos con bajo contenido en colesterol y grasa.
  • Beber suficientes líquidos.
  • Estar físicamente activo.

 

La riqueza de la gastronomía española

Por supuesto que desde un blog como el nuestro vamos a recomendar la dieta mediterránea. Y no sólo porque todos los expertos están de acuerdo en que es una de las más saludables del mundo, sino porque gracias a su diversidad, en España tenemos una rica gastronomía, reconocida a nivel internacional pero que también nos da muchas alegrías a nosotros los interesados, llenando nuestra mesa de ricos platos con diversos ingredientes no sólo de producción propia: algunos otros llegaron a nosotros a través de las conquistas de otros lugares, pero pronto se adaptaron a nuestra dieta de manera increíble.

En España se come mucho y, además, se come muy bien. Hemos sido siempre gente de gustarnos la mesa llena y bien provista, de reunir a familiares, amigos y conocidos frente a una buenas viandas y “que no falte de ná”, como bien solemos decir; lo mejor de esto es que eran comidas sanas y sabrosas, y realmente nos permitía llevar una vida saludable a pesar de que pasaran los años y nos fuéramos haciendo mayores. Las personas maduras no tenían que ir cambiando su dieta conforme cumplían edad, y a los hijos se les podía dar caprichos de vez en cuando con la confianza de que no les iban a hacer un gran daño en su organismo. Porque lo mejor de nuestra gastronomía mediterránea es que se adapta a cualquier edad, y no es necesario hacer cambios drásticos al llegar a la vejez y ante la aparición de las afecciones normales a ese momento: sirve para todo, y para todos.

Como cualquiera que ve porno por intenet, me he dado cuenta de que las mujeres maduras de ahora no tienen nada que ver con las de antaño; aunque claro, sabiendo que la pornografía es un espectáculo que busca dar a su público sólo aquello que busca, no puedo evitar preguntarme cuáles de los encantos de estas señoras fantásticas que aparecen en los videos porno son naturales o no. Y más, sabiendo que la gran mayoría son norteamericanas, y que todos sabemos los estragos que su dieta hace en la salud, porque de hecho la introducción de sus productos como los alimentos procesados y de comida rápida también lo ha hecho en la nuestra, creando un aumento de la obesidad y muchas enfermedades cardiovasculares. Así que puede ser que estas tias buenas que ya son cuarentonas o cincuentonas tiren más de quirófano de estética de lo que nos pensamos.

Sin embargo, a mí me gusta pensar que nuestras abuelas se mantienen así de bien gracias a nuestra forma de comer, qué quieres que te diga. Sí, puede ser que sólo con eso una no llegue a la edad de sesenta años con la apariencia de una de treinta, con el culo respingón y las tetas bien erectas. Pero, aunque suene a cliché, la belleza está por dentro, y claramente una mujer mayor sana se siente y bien y se refleja en su físico, así que sí, nuestra forma de comer no sólo nos mantiene las mantiene sanas, sino también hermosas.

La alimentación en la vejez es algo muy a tener en cuenta, sobre todo porque ahora las personas viven muchos más años, y es bueno que lo hagan en la mejor forma física posible. Por supuesta, su dieta y sus hábitos alimenticios son muy importantes, así que seguir comiendo platos cuyas recetas incluyan nuestros productos y su forma de cocinarlos claramente ayudará a conseguir este objetivo. Aunque ojo: no me atrevería a aconsejar a nadie que no probara otras formas de cocinar, otras gastronomías ni otros alimentos no originarios de España. Nuestra dieta es muy rica en todo, pero ya se sabe, hay que tener recursos para comparar, y poder quedarse con lo mejor, que es lo que ya tenemos.

 

Las famosas “tapas” españolas

Son una forma popular de comer que ha conquistado al mundo, pero ¿cómo surgieron las tapas?

Una de las historias más populares afirma que, en el siglo XIII, el rey Alfonso X de Castilla descubrió que, mientras se recuperaba de una enfermedad, solo podía comer y beber en pequeñas cantidades, lo que resultó en una de las primeras formas de tapas; Su Majestad pensó que esto era maravilloso y, en su recuperación, decretó que todas las bebidas debían servirse con un pequeño refrigerio. Otra historia dice que su homónimo del siglo XIX, Alfonso XIII, ordenó una vez vino en una taberna popular de Cádiz; como Cádiz es un lugar muy ventoso y polvoriento, el camarero lo sirvió amablemente con una loncha de jamón en la parte superior para evitar que entre arena. El rey disfrutó tanto con su vino y su jamón que volvió a pedir lo mismo y, como suele ser el caso con los reyes, comenzó una tendencia.

Otros mitos de origen son más humildes. Según algunos, las tapas comenzaron en un bar de agricultores en Sevilla, donde los camareros servían cerveza o jerez con un platillo en la parte superior para mantener alejadas a las moscas; luego se dieron cuenta de que podían usar el platillo para servir un poco de jamón, algunas aceitunas, un poco de queso. El movimiento inteligente hizo que los clientes regresaran, gracias a la aparente generosidad de la barra. Otro afirma que algunos taberneros astutos descubrieron que, si cubrían el vino barato con un plato de queso fuerte, sus apostadores, en un estado de confusión olfativa, no notarían lo mala que era la bebida.

En el mundo de hoy, esto significa poco: en estos días, no necesitamos camareros para mantener las moscas fuera de nuestras bebidas. Pero aun así, la influencia de las tapas se ha extendido por todo el mundo. Tan popular es este estilo de comer que, hoy, en la mayoría de los menús españoles, todo está disponible en una porción del tamaño de tapas. Y los increíbles chefs han elevado las tapas de un simple bocado en un palo a una cena con estrellas Michelin.

Platos españoles que no te puedes perder

Es justo decir que España llegó tarde a la mesa a la hora de reconocer los superpoderes mundiales de sus alimentos; mientras que Italia y Francia han pasado años en el centro de atención, España estaba esperando su momento. Sin embargo, en los últimos años, la gente ha venido a celebrar los sabores extraordinarios y la variedad de productos que la cocina española tiene para ofrecer.
Los chefs de alto perfil como Ferran Adria y los hermanos Roca han recibido el reconocimiento internacional de la alta cocina de España. Pero el corazón de esta permanece en su naturaleza rústica y casera, un legado de una época en que los españoles en apuros tenían que trabajar la tierra por todo lo que ofrecería. Y es por eso que hay una serie de joyas en nuestra gastronomía que no te puedes perder:

  • Paella valenciana: La paella es quizás el plato español más famoso de todos, y sin duda uno de los más conocidos. La auténtica paella se origina en la región alrededor de Valencia, y viene en dos variedades: paella valenciana, con conejo y pollo; y paella de mariscos.
  • Patatas bravas: Un plato básico entre los que componen un menú de tapas clásico, las patatas bravas se llama así por su salsa picante. Las patatas se cortan en cubos y se fríen; la salsa puede venir de muchas maneras, desde salsa de tomate picante hasta mayonesa de ajo con una pizca de pimentón.
  • Gazpacho: Esta sopa andaluza a base de tomate es famosa por servirse fría. Sus ingredientes principales, aparte del tomate, son pimientos, ajo, pan y mucho aceite de oliva.
  • Pimientos de Padrón: Un plato común en los menús de tapas, los pimientos de Padrón son pimientos verdes que provienen originalmente de la ciudad de ese nombre en Galicia; se sirven fritos y con una pizca de sal.
  • Fideuà: Menos conocido por los turistas, la fideuà es un tipo de pasta española similar a los fideos. Es popular en Cataluña y Valencia en platos de mariscos que rivalizan con la paella por su sabor y complejidad.
  • Jamón: El jamón o jamón curado es el producto alimenticio español más famoso. Las patas de jamón se salaban tradicionalmente y se colgaban para secarlas para preservarlas durante los largos meses de invierno. El jamón serrano (de la montaña) es el tipo más común y proviene de cerdos blancos; el jamón ibérico proviene de cerdos negros.
  • Tortilla: La humilde tortilla española se puede hacer con chorizo, pimientos y cebollas, entre otros ingredientes, pero los puristas le dirán que solo debe contener patatas y huevos. Las papas se cortan en cubitos y se fríen ligeramente antes de agregarse a la mezcla de huevo, y se fríen a fuego alto.

Los orígenes de la cocina española

La posición geográfica de España ha hecho que nuestra gastronomía sea rica en la variedad de productos que ofrece nuestra tierra.  Uno de esos casos es el pescado, ya que al ser una península y, por lo tanto, estar casi completamente rodeado de agua, este alimento ha sido consumido gracias a la pesca desde tiempos muy antiguos. Gracias a la gran extensión de valles y ríos que filtran el agua para mantener el riego, podemos tener múltiples verduras y frutas frescas en cada estación. O los famosos jamones españoles, que se curan en las montañas de la península.

Los fenicios y los griegos extendieron el cultivo de la vid, el trigo y la cebada y comenzaron a producir vino, pan y cerveza (que en ese momento era una especie de jugo de cebada), ya que vieron la necesidad de utilizar un excedente de grano que no se consumía; los romanos siguieron sus pasos. Hasta el s.II a. C., la cocina romana se basaba en alimentos simples: guisantes, queso de oveja, cordero, repollo, fruta. Pero a principios del siglo II, los romanos llegaron a Asia Menor y descubrieron el refinamiento de las grandes casas de la aristocracia griegas: a partir de ese momento, la preparación de comidas comenzó a ser más costosa. Los cocineros, trabajo realizado por esclavos, comenzaron a recibir más pagos.

A medida que pasaron los años, se descubrieron nuevos alimentos, formas de conservación y formas de consumirlos. Comer pasó de ser una necesidad diaria, a ser una emoción de paladares, ya que los romanos realizaban fiestas y banquetes en honor a la comida: buscaban nuevos animales, mezclas inusuales y bebidas para despertar los intereses de los primeros gourmets. Aunque sin duda fueron los árabes quienes comenzaron a dejar un impacto más importante en la gastronomía española: los condimentos y especias ligeras introducidos aplicados a diferentes platos, comenzaron a combinar frutas o nueces en platos de pescado o carne, creando comidas de otros sabores.

Años más tarde, con la formación de reinos cristianos, los españoles comenzaron a preparar platos con carne de cerdo, ya que tanto para judíos como para musulmanes esta comida estaba prohibida. A esto hay que agregar algunos de los hábitos alimenticios que mantenemos hasta el día de hoy, como por ejemplo preparar platos especiales para la Cuaresma (sin ninguna otra carne animal que no sea el pescado) o la invención de la tostada francesa, las torrijas.

1492 fue un año que cambió la península de muchas maneras. No solo fue la victoria de la Reconquista, sino también la cocina del país, la que dio un gran giro después de descubrir el nuevo continente, América, y, por lo tanto, los conquistadores trajeron a España una variedad de productos, especias y nuevas formas de elaborar recetas. Poco a poco, se integraron a los productos propios de nuestra dieta española, como patatas, tomates, vainilla, pimienta, avena, judías o chocolate. Muchos de ellos, productos indispensables en nuestros platos actuales, como la tortilla de patata, las lentejas con chorizo, el típico guiso asturiano de judías o el chocolate con churros.